Traductor

viernes, 1 de marzo de 2013

PATRIMONIO CULTURAL: Pasión viviente (Albalate de Zorita)



PASIÓN VIVIENTE EN ALBALATE DE ZORITA (GUADALAJARA)

Esta original Pasión se celebra a la caída de la tarde del Sábado Santo y convierte a Albalate en una Jerusalén castellana.


Como todos y cada uno de los pueblos de este país, Albalate de Zorita celebra la Semana Santa con sus misas y procesiones, entre olor a cera de las velas encendidas y el sonido de cornetas y tambores. 

Devoción, túnicas y capuchinos, imágenes que reflejan la pasión del Señor en su rostro. Rezos y silencios. Las cofradías toman un protagonismo importante durante esos días.

Pero sin duda, lo que confiere un sello particular y único a la Semana Santa de Albalate de Zorita es su PASIÓN VIVIENTE. Se celebra al anochecer del Sábado Santo. A la caída de la tarde comienzan a llegar los espectadores a la Plaza del Coso. Muchos son repetidores de años anteriores, otros vienen por primera vez. Y de estos últimos, muchos volverán en años sucesivos.


En el año 1986 el párroco Benjamín Moreno y un grupo de jóvenes del pueblo se embarcaron en la experiencia de organizar la representación de la Pasión Viviente; para ello localizaron textos, prepararon decorados y diseñaron vestuario, intentando reflejar las costumbres de la época.

Se grabaron los textos y se representaron en off. Durante varios años, a la luz de las antorchas, esta representación recorrió diferentes calles del pueblo y sus alrededores.

Después de un paréntesis de nueve años, en 1996, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento promueve la reanudación de la interpretación agrupándola en 13 escenas. Los actores realizan sus papeles en vivo, con un gran esfuerzo interpretativo. Nos acercan a los pasajes más significativos de la Pasión de Jesús.

Pero con la intención de imprimir a la representación un carácter propio que la diferenciara de otras que venían realizándose en la provincia, durante la edición de 1999 se introdujo una novedosa idea, diseñar cuadros estáticos que invitaran al espectador a realizar un viaje por los distintos pasajes que representan la Pasión de Jesús. Las escenas se ambientan buscando un total realismo, los cuadros reflejan vida, con ellos el espectador puede trasladarse al Jerusalén del siglo I d. C. 

Es el propio espectador el que se sumerge en Jerusalén, el que pasea entre los puestos del mercado, el que contempla al herrero trabajando en su  fragua, el que se acerca hasta la mesa de la Última Cena, el que puede oler el guiso que están cocinando los pastores, o el que puede contemplar de cerca el sufrimiento en la Cruz.


El espectador camina por un largo recorrido pasando de una escena a otra, formando parte de la representación y pudiendo así sentirse parte integrante de la Pasión de Jesús.
Fiesta declarada de Interés Turístico Provincial.


Texto: Covadonga Pastrana, Mª Angeles Rajas.
 Video: Albalate Productions       http://vimeo.com/51084229



"Yo soy el pan de vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, el que crea en mí no tendrá nunca sed." Juan 6, 35.



...y oró al Padre siendo tan grande su dolor que un Ángel vino del cielo a confortarlo




"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23, 46)


"Ibis ad crucem" ("irás a la Cruz"), y lo llevaron a crucificar.

J. Manuel Merchante Ballesteros

Nuestro agradecimiento a las personas que han colaborado a elaborar este importante artículo.