Traductor

jueves, 21 de febrero de 2013

HUMANIDAD CULTURAL: Pepe Loeches


LA CAPITAL DEL MUNDO SE DESPIDE DE PEPE LOECHES


Me van a permitir ustedes que dedique una entrada a un gran amigo, a un gran profesional y, sobre todo, a un magnífico ser humano que, desgraciadamente, ya no está entre nosotros.

Albalate de Zorita ha perdido a su mejor embajador. Pepe Loeches ha paseado con ORGULLO (en mayúsculas) el nombre de su pueblo natal por todo lo largo y ancho del mundo recorrido por él, que ha sido mucho. “La capital del mundo”, así denominaba él a su pueblo.

José Loeches Juárez, más conocido como Pepe Loeches nació en Albalate de Zorita (Guadalajara) el 26 de julio de 1946. Tristemente fallecido el 15 de febrero de 2013.

Pepe, en su faceta profesional fue músico, ingeniero de sonido, productor musical, profesor y apicultor. Llegó a trabajar con artistas como Paul McCartney, Alfredo Kraus, Miguel Ríos, María Dolores Pradera, José Luis Perales, Bebo Valdés, El Cigala, Pablo Milanés, Joaquín Sabina, Pepe de Lucía, Paco de Lucía, Jesús Villa Rojo…….


Comenzó trabajando en 1969 en Hispavox, compañía discográfica española de proyección mundial. En los años 70 se traslada a Londres donde se forma en los estudios PYE Records, Trident Studios o Abbjey Road Studios. Volvió a España en 1975 y fundó su propia compañía, los estudios Musigrama junto a Joaquín Cobos

Desde entonces ha colaborado y producido discos de numerosos músicos y ha realizado música para películas.

Ha ganado cinco premios Grammy Latinos con los discos: El corazón de mi gente (de Pepe de Lucía), Lágrimas Negras de Bebo Valdés y El Cigala), Cositas Buenas (de Paco de Lucía), Bebo (de Bebo Valdés) y Juntos para siempre (de Bebo Valdés y Chucho Valdés).

También fue profesor de tecnología y manipulación del sonido en la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de Madrid (ECAM) y del Instituto SAE.

Su amor por Albalate de Zorita le hizo regresar al pueblo que le vio nacer, una vez termina su vida profesional en el campo de la música, para dedicarse a otra actividad que le llenaba las horas y los días: la apicultura. 

En una entrevista que concedió al periódico GuadalajaraDosMil, dijo "si has tenido una infancia feliz en tu tierra, acabas regresando a ella, es algo que tira mucho".

Se entrega con pasión a esta nueva actividad que ya su padre practicaba hace muchos años. La profesionalidad que siempre le ha caracterizado también se refleja en la apicultura llegando a tener 200 colmenas acogidas a la Denominación de Origen Miel de la Alcarria y cosechando también con su miel premios y distinciones: el premio Selección de Oro, a las mieles con Denominación de Origen, dentro del concurso Gran Selección que promueve la Junta de Comunidades para los alimentos de Castilla-La Mancha.

Y junto a su compañera, Carmen, abren una planta de envasado en Albalate de Zorita y una línea de cosmética natural basada en la miel, creando la empresa Honeycombe, S. L.

Su gran empeño e ilusión era divulgar sus conocimientos sobre el mundo de las abejas y esto le lleva a recibir a muchos niños en su planta de embasado donde, de una forma totalmente didáctica, les enseñaba lo importante que son las abejas para continuar la vida en la tierra y como esos pequeños seres trabajan para regalarnos unos productos tan beneficiosos para nuestra salud.

Colaboraba semanalmente con la emisora Cadena Ser en un espacio dedicado a la apicultura.

Os dejo aquí un enlace del programa “A vivir que son dos días” con Montserrat Domínguez donde podréis disfrutar de Pepe Loeches y sus enseñanzas sobre apicultura. He elegido este porque me parece entrañable volverlo a oír pero si tenéis interés en seguir indagando, en el sabio google encontraréis infinidad de entradas sobre Pepe Loeches: entrevistas, programas de radio y TV, sus clases magistrales, fotografías, etc.

http://www.ivoox.com/pepe-loeches-a-vivir-son-dos-audios-mp3_rf_588771_1.html

Y hasta aquí su biografía. Pero lo que más me importa a mí y a todos los que le conocimos es su faceta humana. Pepe era una persona alegre, entrañable, que SIEMPRE dibujaba más que una sonrisa en su rostro. Siempre tenía una palabra amable y un piropo en la boca hacia los demás.

Le gustaba colaborar en las actividades del pueblo y siempre estaba dispuesto a ayudarnos cuando se lo pedíamos, que eran muchas veces y aún así, creo que menos de las que él hubiese deseado.

Era luchador, profundamente humano, jovial y tremendamente positivo. No son palabras huecas dedicadas al que ya no está con nosotros. No. Los que habéis tenido la fortuna de conocerle sabéis que no es así.

Sensible, era su gran cualidad. Amante de su familia y amigo de sus amigos. Gran persona.

Esa sensibilidad y el amor hacia las abejas le hicieron escribir dos pequeños poemas que quiero transcribir aquí. Los he cogido a vuela-pluma de youtube. Una amiga común, Ana Isabel, compuso un vídeo muy bonito y a sus poemas les puso voz (maravillosa voz) Enrique García Jorda. Este es el enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=ROdAXmTkWjw

ORACIÓN PARA MIS NIÑAS (Autor: Pepe Loeches)
Quiera Dios que las abejas estén sanas y fuertes,
y continuar así la mágica danza del polen,
y mantener a nuestra madre tierra como un reino de verdor.
Quiera Dios que las nuevas crías,
también sanas y fuertes,
puedan continuar así esa maravillosa y ancestral tradición.
Y quiera Dios, que la cantidad de abejas en la tierra
sea tan numerosa, como… como las estrellas del cielo.

Y…. (Autor: Pepe Loeches)
Y llegó la primavera.
Y zumbando por doquier, las abejas.
Y van polinizando sin fin, árboles y praderas.
Y en su misericordia infinita
quiera que Dios las libre
de enfermedades, depredadores, sequías y malas hierbas.
Y saquen abundante cría sana,
y con zánganos y nuevas reinas,
formen nuevas y fuertes colmenas.
Para que así nuestros apiarios crezcan
y enjambren en abundancia
y cuelguen sus piñas grandes y llenas
en encinas, en romeros, en aliagas, en genistas o…
en una piedra.
Y que la primavera brille,
y que brillen nuevas esteras
con sus verdes sin igual
favorecidos…. por las abejas

Pepe, ponía entrega, ilusión y mucho empeño en todo lo que hacía. Todos los proyectos en los que se embarcaba eran fruto de la meditación y el estudio, del conocimiento previo y de un tremendo esfuerzo. Nadie le regaló nada pero él sí nos obsequiaba, cada día, con su conocimiento y su energía, con su entusiasmo para vivir la vida.

Nos ha dejado Pepe. Ya no oiremos el claxon de su “dos caballos” en las calles del pueblo. Ya no oiremos su voz cantarina ni veremos la sonrisa dibujada en su cara. Ya no disfrutaré de esa botellita de cava en la terraza de su casa, al pie de su jardín autóctono con el fondo musical de su estanque en los atardeceres de Albalate de Zorita, “la capital del mundo”, de su mundo y del mío.

Pero siempre resonará en mis oídos el sonido de tu voz. Adiós, querido amigo.
DESCANSA EN PAZ, PEPE. TU ALEGRÍA SIEMPRE NOS ACOMPAÑARÁ.

Covadonga Pastrana Adriano. 
su amiga